kk
HOSPITAL PSIQUIATRICO DE LA HABANA
Cdte. y Dr. Eduardo Bernabé Ordaz Ducungé
uu
ko
Reseña Histórica del Hospital Psiquiátrico de la Habana
 

Los antecedentes históricos más importantes se recogen en 1804 cuando el entonces Capital General de la Isla de Cuba, Don Salvador de Muros y Salazar, Marqués de Someruelos emite un Decreto para recluir a los dementes iniciándose así un periodo de “reclusión compulsiva”. En virtud de este Decreto las mujeres son enviadas a la Casa de las Recogidas de San Juan Nepomuceno y los hombres a La Real Cárcel de La Habana. A partir de 1826, se inician los primeros intentos de hospitalización destinándose para ello los Hospitales de San Francisco de Paula (mujeres) y San Lázaro, hasta que en 1828 los hombres son trasladados al Hospital de San Dionisio y las mujeres, en 1929, a la Casa de Beneficencia.Si bien es cierto que los enfermos mentales habían dejado de estar relacionados con criminales y leprosos, la característica principal de estas instituciones era la falta de tratamientos científicos, el régimen carcelario y las condiciones de vida infrahumanas.Por estas razones, el Rector de la Casa de Beneficencia propone el 15 de Octubre de 1815 “comprar un cafetal demolido, en que con otros horizontes, otros aires más puros y otros ejercicios corporales, lograran su curación”.Don José Gutiérrez de la Concha, a la sazón Capitán General de La Isla de Cuba, ordenó el 26 de Octubre de 1854 la formación de una Junta con la finalidad de gestionar una finca en las cercanías de La Habana, “para destinarla a casa de Beneficencia para emancipados y demás gentes de color que por su edad y achaques no pudieran ganarse el sustento; y también para trasladar a los dementes de San Dionisio y a las dementes de la Casa de Beneficencia, así como también para los demás fines que el gobierno tuviera a bien disponer”. Se escogió para ello el Potrero Ferro, propiedad de Don José Mazorra, se dice que “por su situación fácil y doble comunicación, extensión de su área y abundancia de agua”. En el Archivo General Nacional, se recoge que por los 20 158 392 pies cuadrados del terreno se pagaron 10 576 pesos.En 1857 se funda el hospital con el nombre de Casa General de Dementes de la Isla de Cuba, los primeros edificios se construyen para hombres y en 1862 se inicia la construcción de los de mujeres. Sin concluir las obras se procedió al traslado de 270 hombres y 190 mujeres, bajo el cuidado de las Hermanas de la Caridad.

 
E
E4

Sólo entre 1864 y 1892, la dirección del hospital la ocuparon médicos, en total 12, el primero de ellos fue el Dr. José Joaquín Muñoz en 1864, quien tradujo al castellano el libro del profesor Ballarger “Traité d’ Alienation Mental”, primer libro de psiquiatría publicado en Cuba.

Con el fin de la dominación española en Cuba, en 1899 toma posesión de la dirección del hospital el Coronel del ejército Libertador, Dr. Lucas Alvarez Cerice. Hasta el fin de la primera intervención militar norteamericana en 1902, se cambia su nombre por el de Asilo General de Enajenados de la Isla de Cuba.

De esta etapa, uno de sus médicos el Dr. Gustavo López escribe en su libro “Los locos en Cuba” que cuando había alguna disputa entre los pacientes “un vigilante acudía armado de su bastón y los llamaba al orden distribuyendo algunos garrotazos......hasta las Hermanas de la Caridad manejaban el látigo”. “ El pobre loco –agrega el Dr. López- no tuvo nunca hospital, no se sustraía de los trabajos forzados”.A pesar de los esfuerzos y el espíritu humanitario del Dr. Alvarez Cerice y de unos pocos que lo sucedieron estas condiciones no mejoraron, lejos de ello, en el periodo de la República Mediatizada (1902 – 1959) empeoraron.

Con el nombre de Hospital de Dementes de Cuba transcurren los años de la pseudorepública y en ellos se sumerge en su más tenebrosa etapa.

Nada mejor para ilustrarla que el Informe Central al Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba presentado por Fidel donde se señala: “El Hospital Psiquiátrico Nacional era en el capitalismo un verdadero almacén de enfermos, donde sucedían escenas espantosas y muchas veces los pacientes morían de hambre y maltratos, al extremo de que algunos directores hacían negocios con las funerarias. Decir Mazorra era decir el Infierno de Dante”.

El 9 de Enero de 1959, un día después de la entrada a La Habana de la columna victoriosa del Ejército Rebelde comandada por Fidel, toma posesión de la dirección el Comandante Guerrillero, Dr. Eduardo Bernabe Ordaz Ducunge , quien con el apoyo del Gobierno Revolucionario a través del Ministerio de Salud Pública demolió las llamadas perreras, edificó confortables pabellones y emprendió el remozamiento de las instalaciones que podían ser aprovechadas.

Al mismo tiempo, se garantizó atención médica calificada y el aseguramiento de sus necesidades básicas: alimentación, ropa y calzado.
Lo más importante de todo ello fue el respeto a la dignidad humana de los pacientes mentales como política institucional y la introducción de un enfoque científico en el tratamiento médico.

A partir de esta etapa recibe el nombre de Hospital Psiquiátrico de La Habana, denominación que aún ostenta.

En el propio 1959, se publica por primera vez la Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana, que en el año 2007 , por los logros alcanzados, le es entregado el Certificado de Pubicaciones Seriadas Cientifico-Tecnologicas y se crean la Banda de Conciertos y el equipo de Baseball del hospital.

A partir de 1960, comienza a desarrollarse el modelo terapéutico propio de la institución. Se combinan la utilización de la psicofarmacoterapia, la psicoterapia individual y de grupo con la terapia ocupacional y la rehabilitación.

La elevación de la calidad de vida como objetivo terapéutico fundamental ha sido la piedra angular de todo el desarrollo en los últimos 45 años.

Para ello se han realizado importantes inversiones como la construcción del Servicio de Terapia Ocupacional con amplias y confortables instalaciones y las áreas deportivas.

Se introducen y desarrollan nuevos conceptos como el de los Centros de Rehabilitación Protegidos con Albergues y se funda, con la colaboración de Alicia Alonso, el Psicoballet en 1973.

La activa participación de aquellos otrora esclavizados “dementes” en la vida cotidiana del hospital, ha permitido que en la medida que se transforman positivamente y se reinsertan a la sociedad, a su vez transforman la institución en un lugar más humano.

Como parte de la vocación humanista que la Revolución Cubana le ha impregnado a la salud pública en Cuba y a los elevados valores éticos de los trabajadores, la Revolución de los Servicios en este hospital ha sido una realidad. En 1986 obtuvo la condición de Unidad Modelo, en 1992 la de Unidad del Pueblo y para el Pueblo, en 1994 la de Colectivo Moral y en el 2008 el de Unidad de Ciencia y Tecnica.

Hoy el Hospital Psiquiátrico de La Habana, existe por y para el paciente y se dispone a alcanzar nuevos objetivos de trabajo que eleven a planos superiores los resultados alcanzados hasta hoy.

 
DR
TU
45Y
YF